jueves, 12 de abril de 2012

caminata cósmica

La vida no para de sorprenderme, de enseñarme, de conmoverme.


Oleadas de experiencias impensables atraviesan mi ser y estar, simplemente viviendo. Resaltando esa sensación de que nada de lo pensable es muy atendible. Entro en unos estados de caminata cósmica que me llevan a comprender y sentir la vida como una travesía alucinante. Cuando el estado de ánimo acompaña al bienestar las oleadas  existenciales nos invitan a dar unos paseos de aquellos... 
...
"de vez en cuando la vida nos besa en la boca y a colores se despliega como un atlas..."
(ya era hora de ir citando a mi querido Serrat en este nuevo blog,
aunque mis amigos rockeros no lo quieran mucho).


Con el paso del tiempo y crecimiento mediante vamos viendo que incluso los momentos chotos están buenos, 
intensidades que nos atraviesan, acopio existencial, de expresión de recursos, de aprendizaje; contrastes necesarios para danzar la vida.


Dos reflexiones de Osho me acompañan hoy: 


"Desarrollar el don de desapegarse de la mente es una de las bendiciones más grandes que hay. Realmente es el meollo de la meditación. No se trata de cantar un mantra o de repetir una afirmación, sino simplemente de observar, como si la mente perteneciese a alguien diferente".


"Vive una vida sin cabeza. Desplázate como un ser total y acepta las cosas. Inténtalo: aceptación total, suceda lo que suceda. De repente sentirás una energía fluyendo en ti que no has sentido antes".

2 comentarios:

  1. Aceptación total y vivir una vida sin cabeza... podré lograrlo algún día??
    Lindos post...
    besos

    ResponderEliminar
  2. es un ideal, no? vale el intento y los momentos en los que se logra, para limpiar y seguir cada vez más livianos, gracias por pasar! beso

    ResponderEliminar