martes, 17 de abril de 2012

naturaleza femenina = sexualidad creativa

Es un saber fundamental. Es conocer lo básico.
Sentir, entender, permtir, acompañar, tener herramientas para desplegar, fluir, vibrar, poder...
el poder de la mujer es ser mujer.


Entrar en contacto con la naturaleza femenina es sumergirse en aguas profundas, es aprender de nuestros aspectos más primarios, más salvajes, es adentrarse en una aventura digna de ser vivida en estos cuerpos nuestros de mujeres que somos,
mujeres que crian, que aman, que cuidan, que escuchan, que reciben, que se entregan, que celebran, que se apasionan, que sufren, que lloran, que se confunden y se pierden y se rencuentran tantas veces como sea necesario... 


Muchos textos vengo leyendo y experiencias transitando que iluminan estos saberes, transmisiones que tenemos que atesorar, cuidar, respetar y venerar.


Un texto valiosísimo y super recomendable, que enseña conexión con nuestro ser más íntimo y profundo es 
Luna Roja de Miranda Gray
Actualmente se consigue en las librerías, el año pasado estuvo agotado.


Hoy elijo algo para copiar acá, hay tanto....


"La creatividad de la mujer reside en el fluir de sus energías sexuales y creativas, y por esta razón el hecho de restringir este caudal implica limitar la expresión de su naturaleza creativa.
La forma más sencilla de despertar estas energías es que seas más sensual y consciente de tu cuerpo y su interacción con el mundo que lo rodea, para lo cual deberás concentrarte en las sensaciones que percibe tu organismo y el modo en que reacciona ante las texturas y los gustos, los olores y las temperaturas; repara en ciertos detalles como, por ejemplo, el contacto de tu piel con la ropa, o la sensación que te provoca la luz del sol. Experimenta el mundo que te rodea a través de tu piel; si puedes, camina descalza o desnuda, intensifica tu percepción de los sonidos y los perfumes, regocíjate en las vistas, las formas y los colores del mundo, y siéntete viva! Si tienes pareja o ya has formado una familia, presta atención al tacto y olor de los tuyos: deja que tu mente tome conciencia de tu útero y de su posición en el interior de tu cuerpo. Es muy probable que este exacerbado sentido de la percepción surja espontáneamente dentro del mes, acompañado de un período de creatividad."


"Bailar o seguir el ritmo de la música te ayudará a conocer todavía mejor tu propio cuerpo y su capacidad para expresar tus emociones internas. Si te sientes incómoda bailando, elige cualquier pieza musical que conozcas y tenga un ritmo regular y deja que tu cuerpo responda a ese estímulo; olvídate de la vergüenza y las restricciones mentales con las que convives habitualmente y dale la libertad de moverse sin limitaciones. Mientras estés bailando, siéntete sexy, viva y receptiva ante las energías de tu propio cuerpo.


El vínculo femenino entre la sexualidad y la creatividad provoca que el acto de hacer el amor incremente y despierte las energías sexuales y creativas; si eres sexualmente activa, verás que experimentas un alto grado de sensualidad durante tus relaciones y que el sexo ejerce una importante influencia sobre tus sentimientos, estados de ánimo y vida cotidiana.


También puedes experimentar esa misma intensidad en tu interacción con el mundo natural: toma conciencia de la vida que te rodea y de las sensaciones y emociones que evoca en ti; toca todas las formas de vida que tengas a tu alrededor y deja que ellas te toquen a ti; ponte en contacto con la naturaleza durante la noche y nota el cambio que se produce en tus percepciones por efecto de la oscuridad, las estrellas y la luna. 


Todos estos métodos para despertar las energías creativas pueden utilizarse por separado o bien varias combinaciones durante el curso de la vida diaria; si se combinan todos - la percepción de la naturaleza, el hecho de danzar al ritmo de la música y el acto sexual - surge la base de los antiguos rituales de fertilidad."


Transmitir este saber a quienes viven cerca nuestro es una misión en la vida de las mujeres comprometidas con su naturaleza. Hacérselo conocer a nuestros hijos, varones o mujeres, a nuestras parejas, familias, a nuestros amigos, 
invitarlos a la aventura de adentrarse en la vibración de la energía en el planeta... eso quiero.



3 comentarios:

  1. Muchas gracias! ¿de quién es este texto? Lo quiero compartir, y me gustaría citar la fuente...: Entrar en contacto con la naturaleza femenina es sumergirse en aguas profundas, es aprender de nuestros aspectos más primarios, más salvajes, es adentrarse en una aventura digna de ser vivida en estos cuerpos nuestros de mujeres que somos,
    mujeres que crian, que aman, que cuidan, que escuchan, que reciben, que se entregan, que celebran, que se apasionan, que sufren, que lloran, que se confunden y se pierden y se rencuentran tantas veces como sea necesario...

    Gracais!!!
    Noraya
    "El Rumor de las Libélulas"

    ResponderEliminar
  2. Noraya, qué bueno que te guste el texto! es mio! compartilo y que llegue a otras mujeres! gracias por tu paso por aquí! beso

    ResponderEliminar
  3. Luna Roja, de Miranda es increíble. Lo leí este año y me encanto el sentido profundo y sobre todo práctico de todo lo que expone la autora. Un libro que te súper recomiendo (si es que no lo has ojeado todavía) es CUERPO DE MUJER, SABIDURÍA DE MUJER de la Dra. Northrup. Ella es médica pero luego de desilusionarse con la medicina tradicional, incursionó en terapias alternativas (energéticas, etc.) y realizó ese genial libro.
    Por otra parte, hay otro libro de Miranda, se llama Momentos óptimos de la mujer, o algo parecido, y está destinado supuestamente a que una mujer oriente lo mejor posible las energías de su ciclo para realizar lo que se proponga. No sé si estará tan bueno como Luna Roja, ya que desde la tapa parece bastante sensacionalista, pero en fin... tal vez haya alguna que otra cosa interesante.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar