miércoles, 6 de junio de 2012

naturaleza sabia y poderosa

Hace ya como un año me saqué el diu que me había puesto luego del nacimiento de mi tercer hijo. 
A la ginecóloga no le gustó nada mi decisión - "estás loca" me dijo "sacarte un "mirena" al que le falta tanto para estar vencido! y para qué?" 
"para volver a menstruar y a sentir todas esas sensaciones  que nos atraviesan a las mujeres durante el ciclo", 
asi se lo dije, si total ella ya pensaba que yo estaba loca. 


Feliz de reconectar con mi naturaleza femenina a un nivel tan simple, tan natural, tan perfecto. Desde la primera vez que "me vino", o desde "la primer luna en mi" me gustó vivirlo. Nunca me molestaron demasiado ni los dolores típicos (que igual siempre me resultaron mínimos de todos modos), ni la incomodidad de no estar tan disponible para algunas cosas. Siempre me sentí transitando días especiales, esos en los que recordaba y celebraba que mi cuerpo mes a mes se preparaba para tener un bebe.


Me acuerdo que cuando era chica percibía esos días en los que mi mamá y mis tías menstruaban como momentos misteriosos, en los que pasaba algo que yo no entendía muy bien que era pero sentía la magia en el ambiente, veía señales en el baño y algunos comentarios entre ellas... todo un clima femenino...

La conexión con la menstruación, la sangre, la luna nueva en mi cuerpo me está trayendo fuertes contactos con mi naturaleza, ser mujer. Estar en mí bien presente, cada vez más conciente. 



Tenemos que repensar y actualizar los métodos anticonceptivos y la forma en la que las mujeres vivimos estos procesos para aprender a honrar nuestra naturaleza femenina.


Este viaje mio de reconexión está siendo una experiencia intensa de pura expansión personal adulta y siento como una misión el deseo de darlo a conocer, compartirlo, iluminar saberes, intuiciones... aventuras. 

"Reclamando el poder de la menstruación", Laura Owen
(copiado del interesantísimo y nutritivo blog:http://circulodelasmujeres.blogspot.com) 



"En otras culturas, en vez de ser ignorada, la menstruación ha sido considerada (y en algunos casos aún lo es) como un tiempo especial y sagrado para las mujeres. La abundancia de símbolos relativos a la mujer encontrados en excavaciones en lugares antiguos de Europa y el Cercano Oriente sugiere de manera enfática que dichas culturas eran matrifocales y reverenciaban a la Diosa y a los procesos del cuerpo femenino. Las prácticas rituales estaban ligadas al sangrado mensual de las mujeres y la sangre menstrual era altamente valorada como poseedora de poderes mágicos. La palabra ritual viene de "rtu", que significa menstruo en sánscrito. En la época anterior al sacrificio de seres vivos, la sangre menstrual se ofrecía en ceremonias. La sangre menstrual era sagrada para los Celtas, los antiguos Egipcios, los Maorí, los primeros Taoístas, los Tantristas y los Gnósticos.
Los Nativos Americanos comprendían muy bien los diferentes sentimientos que las mujeres experimentan cuando menstrúan y para ellos estos sentimientos formaban parte de algo muy importante en los ciclos del cuerpo femenino. Las mujeres se retiraban a un recinto especial a pasar su sangrado. Se le consideraba ser el tiempo en que una mujer se encontraban en el nivel más alto de su poder espiritual, durante lo cual la actividad más apropiada era descansar y acumular sabiduría.
La tribu Yurok del norte de California poseía una cultura espiritual muy desarrollada basada en el ritmo del ciclo menstrual para las prácticas rituales no sólo de las mujeres sino también de los hombres. Las mujeres acostumbraban retirarse "en masa" durante la luna nueva por un período de diez días. Durante ese tiempo los hombres se concentraban en el "desarrollo interno", en ceremonias y meditación. Mientras los adultos estaban ocupados acumulando poder espiritual, los niños eran cuidados por los ancianos de la tribu. Todo el trabajo que los adultos tenían que hacer se concentraba en los otros días del mes.
Cuando los hombres blancos entraron en escena, "el mundo se paró de cabeza". Las actitudes hacia la menstruación cambiaron y las muchachas fueron adoctrinadas por sacerdotes en vez de las ancianas de la tribu. En vez de enseñárseles que una vez al mes sus cuerpos se volvían sacros, se les enseñó que se volvían inmundos. En vez de retirarse a un recinto a meditar, orar y celebrar, se les enseñó que estaban enfermas." 


No hay comentarios:

Publicar un comentario