jueves, 28 de junio de 2012

"Las diosas de cada mujer" de Shinoda Bolen

Es un genial libro que leo y releo y en cada vuelta me deja siempre un poco más, buenísimo!
La descripción de los arquetipos femeninos, sus cualidades, sus desafíos me resulta tan iluminadora para comprender los vericuetos del alma.


Me encanta copiar partes de libros que me gustan, lo hice siempre, desde chica, tenía cuadernos de citas, y pegaba pedazos en las paredes de mi cuarto, para leerlos y releerlos y disfrutar del placer de vibrar con los textos. Ahora lo hago en mi blog.


Cito, casi una conclusión de los finales de este genial libro, fragmentos clarísimos sobre el tránsito existencial:


"Concluimos ciclos a través de pautas de comportamiento que nos devuelven una y otra vez a las cercanías de cualquiera que sea nuestra némesis y que debemos enfrentar y dominar. Muchas veces, es el aspecto negativo de la diosa el que puede llevarnos a trascender: una inclinación a caer en las depresiones de Demeter o de Perséfone, un problema con los celos y desconfianza de Hera, la tentación de ser una Afrodita promiscua, o una Atenea sin escrúpulos o una ruda Artemisa. La vida nos presenta repetidas oportunidades para enfrentar aquello que tememos, aquello de lo que tenemos que hacernos concientes o aquello de lo que tenemos que adquirir la maestría. Cada vez recorremos el camino de la espiral en ciclos hasta el lugar que nos presenta la dificultad y, con suerte, adquirimos más conciencia y podremos responder con más sabiduría la próxima vez; hasta que podemos pasar finalmente a través de ese lugar de némesis con paz y en armonía con nuestros valores más profundos, y no ser en absoluto afectadas de manera negativa.


El itinerario de individuación - la búsqueda psicológica de la totalidad - acaba con la unión de los opuestos; en el matrimonio interno de los aspectos "masculino" y "femenino" de la personalidad, que pueden simbolizarse mediante la imagen oriental del yin y del yang contenidos dentro de un círculo. Dicho de manera más abstracta y sin asignación de géneros, el viaje hacia la totalidad resulta de tener la capacidad de ser activa y receptiva, autónoma e íntima, de trabajar y de amar. Éstas son partes de nosotras mismas que podemos llegar a conocer a través de las experiencias de la vida, partes que son intrínsecas a todas/os nosotras/os. Éste es el potencial humano con el que empezamos.


La heroína que se defendía de ataques hostiles, reclamaba su poder y luchaba con diosas, puede igualmente parecer una persona ordinaria, en paz consigo misma. Al igual que el hobbit en su hogar en el condado, no obstante, no sabe si - ni cuándo - aparecerá una nueva aventura para poner a prueba su mismo ser.

Cuando llega el momento de despedirme de mis pacientes una vez finalizado el trabajo que hemos hecho juntas/os, pienso en mí misma como alguien que les ha acompañado en una parte importante y significativa de su viaje. Entonces les ha llegado el momento de continuar por su propia cuenta. Tal vez me uní a ellas/os cuando estaban entre la espada y la pared. Tal vez les ayudé a encontrar el camino que habían perdido. Quizá permanecí con ellas/os durante un tiempo en un pasaje oscuro. Principalmente les ayudé a ver con más claridad y a tomar sus propias decisiones."


Amorosa y genial Shinoda, maestra de la vida!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario