lunes, 6 de agosto de 2012

el valor de la AUTOESTIMA


Hace poco me convocaron a participar en una nota sobre AUTOESTIMA para Ohlala Web. 
Comparto lo que escribí aportando ideas sobre el tema:

Autoestima es lo que cada persona siente por sí misma. El grado en que se gusta, cuánto gusta de su propio ser.
Autoestima es la sensación del valor propio. Es la base de la autoconfianza.
Autoestima es poder de autoafirmación, plenitud del deseo propio, consistencia, amor de base.

Lograr un nivel de autoestima alto es uno de los grandes valores en la construcción de la personalidad.
Para padres y madres debería ser uno de los items principales en la crianza de sus hijos, ayudarlos a desarrollar altos niveles de autoestima.
Para los adultos que no tienen buenos niveles de autoestima, es una de las grandes conquistas en el camino del desarrollo personal.

Una buena, sana y alta autoestima genera positividad y confianza en todos los planos de la experiencia existencial. Va a influir en la mirada del mundo que tenemos, en cómo nos situamos frente a los desafíos que se nos presentan, en cómo nos ubicamos en los vínculos, en qué somos capaces de dar, qué esperamos recibir, de qué nos sentimos merecedores.

Aceptarse y quererse como uno es, es el primer paso fundamental para crecer y desplegarse como persona que tiene atributos para dar y compartir y enriquecer al mundo.
Cuando las personas se sienten bien consigo mismas tienen más posibilidades de generar buenos proyectos, de producir, de crear, de fluir, de querer, de entusiasmarse, de animarse.

Quienes mejor saben querer a los demás son los que pueden quererse a sí mismos.
Sentirse bien con uno mismo es fundamental para vivir plenamente, para estar cómodos en el mundo y en el tiempo que nos toca.

No confundir autoestima con engreimiento. Los “creidos” son exactamente lo contrario a los que tienen autoestima alta. El engreimiento justamente lo que hace es cubrir la falta de autoestima. Es adoptar una pose, es lo opuesto a estar cómodo con quien uno es.

Para tener buenos niveles de autoestima es fundamental haber sido criado en un contexto amoroso donde se respetó y se validó la subjetividad cuando fuimos niños. Crianzas que cuidan la individualidad y las características propias de cada chico, las valoran, las comprenden, las integran con capacidad y amor, generan personas con autoestima alta.

Para los que llegan a la adultez sin una buena autoestima consolidada es fundamental hacer algún trabajo de autoconocimiento, de autosuperación en el que la autoestima se considere un valor fundamental a potenciar. Es un principio básico. Sólo puedo ver lindo el mundo, valorar la vida y querer a los demás si tengo una buena relación conmigo mismo, si me quiero, si me gusto, si me cuido, si me siento bien siendo quien soy.

Una forma de empezar a ejercitar la autoestima es empezar a tratarse a uno mismo, a pensarse y a sentirse como si uno fuese esa persona a la que tanto querés y valoras. Muchas veces les propongo a los pacientes: “tratate como si fueras una nena chiquita, necesitada de mimos, elogios, amor, valoración. Tenete la paciencia que le tendrías a un bebe con todas sus necesidades y demandas”. 

Un ejercicio básico es mirarnos con amor, darnos un gusto sintiendo que nos lo merecemos, hacer algo que nos haga sentir bien. Estar atentos a nuestras necesidades, a esos pequeños detalles cotidianos que nos ayudan a sentirnos en eje con quienes somos, valorar nuestros deseos, querer incluso nuestras dificultades.

Entrenarse para lograr una buena autoestima requiere entrenarse en el arte de tenerse paciencia, consideración, tolerancia. Darse los tiempos necesarios para conocerse a uno mismo, descubrirse en lo positivo y en lo negativo y aceptarse asi, integrar las partes. Abrazarse a quien uno es y confiar en todo lo que la vida tiene para darnos si nos animamos a tomarlo.

La actitud que denota autoestima es la de las personas que están en paz consigo mismas, que no tiene que hacerse las nada, que son auténticas, que no son impostadas. La gente que va por la vida tranquila y confiada en que todo lo que tenga que ser será y uno irá haciendo lo mejor que pueda para atravesar lo que toque. La espontaneidad es la actitud que denota autoestima. La alegría y la confianza son características de las personas con buena autoestima desarrollada.

Bibliografía sugerida: 

“El niño feliz” de Dorothy Corkille Briggs. 
“Comer, rezar, amar” de E. Gilbert. 
“Vivir en la luz”de Shakti Gawain.




No hay comentarios:

Publicar un comentario