viernes, 28 de febrero de 2014

la vida misma es solo una parte...

ansias de vida que sobra y no alcanza,
abismos abismales
o bordes asomando a otras dimensiones que el desconocimiento define como temibles, 
mientras la real realidad lo que propone son tierras por conquistar,
nada más y nada menos!

tiempos y espacios que se relativizan hasta borronear los criterios más definidos desde siempre... más no para siempre, 
entre la decepción y la celebración de que así sea, 
aceptación,
no hay certezas posibles,
quien las tenga que empiece a preocuparse,

hay rumbos que valen por sí mismos, 
hay oleadas de empacho existencial que nos arrastran, nos elevan, nos envuelven y se rompen...
y nos rompen invitándonos a remontar una vez más, 
nuevos comienzos con acopio de los que van siendo viejos,

"ni fórmulas cognitivas ni renuncias ineludibles,
simplemente avanzar vibrando con el amor a todo lo que es y lo que somos
a todo lo que sucede"

seguir siendo,
así de simple, así de complejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario