martes, 18 de febrero de 2014

Reseteando mi alma

Pasando todo en limpio una vez más,
quedándome con lo más esencial,
encuentros que llegan profundo y pasan y también quedan para siempre,
momentos eternos que trascienden tiempos y espacios,
lugares mágicos en los que dejamos algo propio,
zonas de riesgo por las que vale transitar, fronteras tan delgadas que a veces perdemos las formas.


Jugando a creer que se puede parar la vida por un rato,
volviendo a mirar con ojos lavados por lágrimas que curan y limpian, 

heridas viejas que se actualizan casi sin darnos cuenta de nuestra participación en la escena promovida.

Prestándonos a aventuras de esas que le imprimen espesor a la vida, creo que nunca preferiría quedarme al margen.
Eligiendo siempre estar presente en la intensidad, en la entrega, en el animarse a poner el cuerpo, a que queden marcas, a que las experiencias me atraviesen...
Qué es sino honrar la vida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario