jueves, 20 de marzo de 2014

llorar existencial

Se pueden prestar las lágrimas? 
me pregunto mientras se me empañan los anteojos de sol.
Cederlas, donarlas, regalarlas para que quienes no lloran tengan la experiencia de esa humedad saladita corriéndoles por la cara, empañándoles la mirada, aflojándoles todo el cuerpo.

Nunca les dije a mis hijos "los hombres no lloran", cómo habría de hacerlo?, con lo lindo que es llorar!

Llorar existencial...
de  alegría y de tristeza, 

de dolor y de éxtasis, 
de vértigo y de liviandad,
luces y sombras...
todo junto y mezclado.

Se impone poesía de vivir presente,
tiempos de vuelos que nos convocan más allá de cualquier razón posible...
dificilísimo,
inspirador.


Convivir con la magia requiere danzar intensidades profundas, vérselas con abismos sin nombres que asustan y estimulan a la vez.


Vivir el camino de descubrir lo que sea que tenga que ser.


"Si no escribo lo que siento me voy a morir por dentro..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario