miércoles, 20 de agosto de 2014

MUJERES UNIDAS.... ¡Y SINCRONIZADAS!

La amistad entre las mujeres se siente muy fuerte. Los vínculos son muy profundos, así una mujer triste resulta una preocupación para el resto de sus amigas, que son capaces de abandonar hijos, tareas, citas o compromisos para ir corriendo a rescatar a su socia de la vida.

Cada vez son más las mujeres que descubren que su ciclo menstrual coincide con el de sus compañeras de trabajo, amigas o familiares. ¿La naturaleza está tramando algo o es casualidad?

Según Ximena Ianantuoni, licenciada en psicología, que acaba de publicar “Lunáticas. La vuelta al mundo en 28 días” de Editorial Grijalbo: “Aunque no haya una explicación científica de por qué las mujeres tienden a sincronizar
sus menstruaciones luego de unos meses de compartir espacios físicos y vínculos afectivos, la realidad es que esto sucede. Cualquier mujer consultada al respecto lo confirma por experiencia propia. Luego de un tiempo de intimar las mujeres descubren que menstrúan en la misma época del mes, es decir que sus ciclos se alinean.”

La sincronización menstrual es un “mito urbano” absolutamente avalado por la mayoría de las mujeres. La explicación científica posible sería que la sincronización es provocada por algún tipo de hormona que se libera a
través del hipotálamo, una glándula endocrina que es la parte del encéfalo encargada de regular los ciclos menstruales. El entorno compartido, número de horas de luz recibida y misma temperatura ambiental también favorecen
la sincronización, esto se da en el caso de las mujeres que conviven, entre ellas predomina el ciclo ovulatorio de una sobre las demás cuya regla se ajusta y así coinciden los períodos menstruales.

Según Ianantuoni “Es difícil en los tiempos que vivimos dejar de cumplir con algunas funciones concretas de las que la realidad externa pide. Puede que a algunas mujeres les parezca casi imposible hablar siquiera de su menstruación en sus trabajos, en sus familias, en sus contextos sociales.
Pero lo cierto es que en la medida en que nos vamos dando el permiso primero a nosotras mismas y luego lo vamos dando a conocer a nuestros allegados, esta frecuencia de contacto con nuestra naturaleza femenina se va legitimando y expandiendo cada vez más. Esta es una realidad que
nos determina, esto somos y son estos procesos los que nos habitan y atraviesan nuestra experiencia existencial. En la medida en que nosotras nos otorguemos el permiso para ser mujeres a pleno y conectadas con su feminidad todo nuestro entorno se va a ir adecuando y nutriéndose de los beneficios. De chica lo veía como una casualidad, mi mamá y yo
menstruábamos en el mismo momento del mes, me sorprendía. Actualmente celebro chatear con una gran amiga y saber que estamos alunadas juntas”.

No sabemos si existe la amistad entre el hombre y la mujer, pero sí entre mujeres. Ella se entiende porque viven cosas muy parecidas y en algunos casos en el mismo momento.


facebook.jpeg   /lunaticasmujerescirculares
Twitter Logo.jpg@ximenaiana

lindísima nota, gracias Sofia Carmona!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario