domingo, 7 de septiembre de 2014

en nave espacial entre el cielo y la tierra

andar por la Tierra en nave espacial puede ser un problema,
claramente una inadecuación,
es como no saber muy bien en dónde estamos parados,
cuáles son los medios convenientes,
es confundir los tiempos,
es sobrevolar demasiado...
es salir corriendo de los lugares en vez de ir corriéndose de a poco,
transitando con cautela la travesía existencial,

en verdad no existe qué sería mejor,
cómo saber cómo sería ser otro?
y para qué?
si es lo que es, y hay lo que hay,
y somos los que somos,

y así vamos siendo ...
del nodo sur al nodo norte...
y las complejidades de la evolución nos dan nuevos sentidos,
inesperados, desconocidos,
y de pronto, y con gracia y amor,
comprendemos que de eso se trata:
de CONFIAR en ser quienes somos,
tan simple más no tan sencillo,
que no podemos ahorrarnos nada,
que sería muy mezquino hacerlo,
que ni depende de nosotros ni de nuestros deseos,
que la enormidad es infinita,
que el misterio es inabarcable,
que la naturaleza humana es salvaje,
y que para danzar entre el cielo y la tierra
una nave espacial audaz no viene nada mal!

No hay comentarios:

Publicar un comentario