martes, 2 de diciembre de 2014

Mujeres lunáticas y “enroscadas” - linda nota entremujeres.clarin.com


Para poder comprender lo que nos define como mujeres es fundamental saber que nuestro estilo cambiante, impredecible, “enroscado” y “loco” es perfecto. Las mujeres somos cíclicas, ésa es nuestra naturaleza básica. Vivimos atravesadas por las energías del ciclo menstrual femenino que nos determina durante toda nuestra vida fértil.

Las mujeres menstruamos aproximadamente desde los 12 hasta los 55 años, 13 veces por año. La cuenta da unas 560 menstruaciones en total, a las que si se tienen hijos hay que restarles los meses de embarazos y lactancias. Conocer estas cifras nos hace tomar conciencia, desde una perspectiva cuantitativa, qué espacio inmenso tiene esta experiencia en nuestras vidas. Lo cual nos permite comprender también por qué es tan fundamental vivirlo con integridad.

Como la Luna, también las mujeres transitamos mes a mes momentos crecientes, llenos, menguantes y oscuros. Cada una de sus fases nos determina con su energía particular y su tono emocional propio.

Durante la Menstruación (que se corresponde con la Luna nueva) tenemos: sabiduría, introspección, decaimiento, cansancio, profundidad, soledad, conciencia ampliada, recogimiento, paciencia, espiritualidad.

En el período preovulatorio (Luna Creciente) hay: apertura, ingenuidad, liviandad, actividad, curiosidad, aventura, inocencia, diversión, individualidad, capacidad de juego.

Durante la ovulación  (vinculada con la Luna Llena) estamos llenas de: sensualidad, brillo, atracción, belleza, disfrute, amorosidad, receptividad, empatía, cuidado, fertilidad, compañerismo.

En el período premenstrual  (Luna Menguante) se destacan los siguientes aspectos: intuición, vulnerabilidad, sensibilidad, irritabilidad, creatividad, percepción, visión ampliada, decaimiento, intolerancia.

“Entregarnos a esta danza cíclica-circular y sus particularidades nos conecta con lo esencial en nosotras, los ciclos básicos del cuerpo, que son los de la luna, los de la vida, los del universo. Adentrarnos en nuestra realidad lunar es  aunarnos con la ciclicidad que nos rige, una experiencia de autoconocimiento, una aventura de expansión existencial. Alucinantemente poderosa es la conexión cósmica a la que accedemos si registramos lo que nuestro ciclo femenino tiene para enseñarnos!”. Extracto del libro “Lunáticas. La vuelta al mundo en 28 días”.

Consejos

*Aprovechá los días en los que estás menstruando (Luna Nueva) para vestirte con ropa cómoda, quedarte en tu casa, dormir todo lo que necesites, leer hasta tarde tirada en tu cama, tomar el té con tu amiga del alma, escuchar mantras, escribir en tu diario, salir a dar un paseo o hacer una caminata en la naturaleza.

*En la fase preovulatoria (Luna Creciente) concretá encuentros con gente que te divierta, hacé esos trámites engorrosos que venís posponiendo, probá esa clase de canto, danza o teatro que te dan tantas ganas, animate a cosas nuevas o cortate el pelo si querés probar algo innovador.

*Durante la ovulación (Luna Llena): si estás queriendo ser madre es el momento justo para embarazarte. Y sino, para hacer el amor con mucho amor, para concretar esa cita amorosa que tanto deseás o aprovechar para hacer planes con tus hijos. Es un momento ideal para concretar un proyecto creativo, actividades grupales o sumarte a alguna campaña solidaria.

*En la fase premenstrual (Luna Menguante): dedicate un tiempo a cocinar con música de fondo que te inspire y disfrutá de tu creación, dejate llevar por tu arte y sutileza, date tiempo para la introspección, mirate a vos misma, tenete paciencia y acordate que todo pasa.


http://entremujeres.clarin.com/vida-sana/psicologia/Mujeres-lunaticas-enroscadas-Ximena_Ianantuoni-menstruacion_0_1259274142.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario