miércoles, 4 de febrero de 2015

noches rituales

Me traigo algunos libros a la cama, busco material para un trabajo de mañana, quemo palosanto y prendo la velita del portavela que me hizo Bruno de regalo. Enciendo esa especialmente ya que ayer él me preguntó por qué esa vela nunca la había usado todavía? Me quedé pensando en esos detalles que notan los chicos... lo que para él puede sonar a desinterés por su vela, fue para mi un querer reservarla para un momento sublime, ay ay ay cuánta comunicación hace falta en los vínculos!!! atención por favor! eso pido!
No sé si es que me distraigo pensando en ellos o es que en realidad es lo que más hago en general ¿?. Mis hijos, mis mayores sentidos, partes fundamentales de mi travesía terrenal. Ellos crecen, yo también, y voy detectando cómo el paso de los años los van reubicando en mi escenario existencial, cómo a cada momento de la vida y ante cada decisión me influyen y me determinan. Me sorprende que me siga sorprendiendo cuánto ser madre es quedar partida para siempre, según las edades y el paso del tiempo se hacen presentes las fracturas y sus implicancias. Pura paradoja: ser madre: tan completa y tan partida! Cuánto condicionan mis pasos..."nunca digas nunca"! Lo que me alivia es darme cuenta que lo que sea que haga lo hago por mi, sin cuentas pendientes, nadie le debe nada a nadie, cada uno a cargo de sus decisiones, sin reclamos.
Otro ritual de estas noches así como esta, es jugar al Oráculo de la Diosa. Hoy: Demeter en mi! y sí! está clarísimo y alineado como siempre! Demeter Diosa Madre de la Fertilidad y tanto!
Ayer fuimos a un cumple... bailamos a la luz de la Luna Llena. Clima de amor y familiaridad, confianza y libertad... mis hijos y los hijos de mis amigos, amor que trasciende de generación en generación... Félix baila conmigo, a upa como cuando era bebe, mi más chiquito abrazándome en danza de celebración, ay ay ay cachorrito cósmico!!!
Andrés tan crecido ya! nos mira a todos sonriendo, elaborando la escena como corresponde a sus años de despertar a la pubertad... (somos varias mujeres divertidas, compartiendo, invocando a la Luna) veo en sus ojos eso que pasa a esa edad, ambivalencias que asoman y necesidad de alianzas superadoras de cualquier embate de los que el crecimiento requiere,
... y también sonriendo comenta: "el sueño de mamá es bailar en la playa menstruando con luna llena". Ay ay ay!!! "a menudo los hijos se nos parecen..."
por hoy no doy más! me voy a dormir ya!

No hay comentarios:

Publicar un comentario