martes, 7 de abril de 2015

tantas cosmovisiones posibles como seres hay en el planeta

continuidad existencial, saber que seguimos siendo, sentir que podemos seguir,
experiencia que da cuenta de los bordes, de los límites, de las fronteras y las finitudes,
y así, con todo eso, seguir siguiendo...

todo está en uno y en cada uno
pero se vuelve nada cuando nos deja afuera
girando en falso
"chupando un palo sentados sobre una calabaza"

confianza básica que llega y nos salva, como el Hada Madrina de la Cenicienta,
y todo puede ser hasta antes que suene la última campanada de las 12,
a ella nadie le quita ese baile, momento eterno y estructural, forever love!
cuántas danzas de salón y cuántas calabazas rotas harán falta para que la bella doncella crezca?
o llegó allí porque ya es grande pero no se le nota tanto?
los mejores deseos se agolpan, piden, intentan, lloran y hasta gritan sin querer hacerlo!

y en la trama existencial las limitaciones se hacen presentes,
no podemos con todo, qué obviedad!
y es que "todo no se puede", bendito y sabio cliché!
causa de sufrimiento para los rebeldes, para los idealistas, para los soñadores,
o sea para todos, humanos encarnados en la conquista de ser,
siendo vivir el mayor de los sentidos,

agradecidos en el mejor de los casos,
intentando cada día honrar la vida,
sacarle el jugo a las frutas maduras,
respirar profundo,
amar de verdad,
dormir en paz,
y ser fieles a nosotros mismos aunque nos pese.


No hay comentarios:

Publicar un comentario